Conservatorio y Jardín Botánico (Ginebra)

INFORMACIÓN BÁSICA

  • Localización: El Conservatorio y Jardín Botánico de Ginebra está ubicado en el límite urbano de la ciudad, al norte junto al Parque de las Naciones y cerca del lago Lemán. El jardín está muy bien conectado mediante transporte público. Con las líneas urbanas de autobús 1, 11 y 28 se llega perfectamente hasta él.
  • Pros: Es un gran complejo al aire libre que posee más de 16.000 especies vegetales. También hay un pequeño parque de animales y cuenta con zonas de picnic y juegos.
  • Contras: Nosotros echamos en falta que hubiera fuentes para beber, ya que fuimos en verano y hacía mucho calor.

DESCRIPCIÓN

El Conservatorio y Jardín Botánico está compuesto de 28 hectáreas de plantas, árboles, flores, cursos de agua y cascadas. En él encontramos miles de rosas, tulipanes, dalias y lirios. En total alberga una colección de 16.000 especies de plantas procedentes de todo el mundo. La entrada al recinto es totalmente gratuita. Para disfrutar de todo el lugar son necesarias al menos 3 o 4 horas.

  • Horario:
  • Invierno: Octubre – Marzo: 8am-5pm.
  • Verano: Abril – Octubre: 8am-9pm.
Mapa del Jardín Botánico de Ginebra.

Las plantas se encuentras separadas en varias secciones divididas por temática según hábitat, como son el Arboretum, los invernaderos con plantas de todos los continentes, el herbario, las plantas de horticultura, las plantas protegidas de la zona, las plantas medicinales o el banco de germoplasma. En cada una de las zonas se ven paneles informativos.

El herbario del jardín, que es uno de los más grandes del mundo, cuenta con seis millones de muestras. Los jardines, sin duda, nos invitan a un viaje al mundo de la botánica.

El invernadero tropical, con su clima cálido y húmedo, es una representación de los bosques tropicales. La decoración recuerda la atmósfera de una jungla, con lianas y palmeras. En él se representan diversos ecosistemas, como en los demás edificios.

Algo que nos llamó la atención fue el estanque que se encuentra frente a la entrada, pues ahí descubrimos el nenúfar más grande del mundo, originario de América del Sur.

Además, el jardín botánico cuenta con numerosos ejemplares de árboles de proporciones vertiginosas. Paseando por ellos algunos nos parecerán discretos, sin embargo, otros serán ineludibles como la mítica avenida de los plátanos.

Al sur de los anteriores invernaderos, rodeado de amplios jardines, destaca un edificio circular el cual se trata del invernadero templado. En el interior de este maravilloso edificio neoclásico podemos subir unas escaleras de unos 8 metros de altura para tener unas magníficas vistas de las plantas. Desde la galería lo primero que capta nuestra atención son las hojas de un helecho arborescente.

El invernadero templado disfruta de un clima templado, como su mismo nombre indica. La flora que encontramos en su interior proviene de Australia, Sudáfrica y las regiones subtropicales de Asia, América y el Mediterráneo. Ocupan un lugar especial cactus y suculentas, dispuestas en dos alas laterales enfrentadas.

Caminando algo más llegamos a «place de jeux» que es un parque de recreo. Aquí encontramos un lugar para descansar así como algunos columpios para los benjamines de la familia.

Mientras ellos juegan se puede disfrutar de los jardines hortícolas que están justo al lado.

Tras una breve parada, seguimos hacia el parque de animales. Es una visita obligada para los niños y, porque no, un descanso para los padres. Parte de esta zona del parque se trata de un legado de la tradición de los parques de animales como entretenimiento para los visitantes. Aunque hoy en día, además de agradables compañeros, también se encuentran animales de granja que forman parte de un programa de conservación de especies raras y en peligro de extinción en Suiza.

Este jardín tiene como objetivo la conservación y el estudio de la diversidad botánica. Además, también cumple una importante función educativa. Desde el mismo se ofrecen programas de educación para estudiantes de todas las edades, así como actividades educativas y talleres para el público en general. Los visitantes pueden aprender sobre la importancia de la biodiversidad y la conservación de las plantas a nivel global.

Para finalizar deciros que hay mucho más para disfrutar en el interior del recinto, como por ejemplo la biblioteca o la zona de picnic. Nosotros por disponer de un tiempo reducido no estuvimos más de un par de horas pero os recomendamos ir sin prisas para disfrutar de cada rincón.

Si vuestra estancia en Ginebra es suficientemente prolongada os recomendamos seguir conociendo la ciudad con alguno de estos planes.

📎 Paseo en barco por el lago Lemán.

📎 Tour panorámico por Ginebra + Paseo en barco.

OTRAS RECOMENDACIONES

Real Jardín Botánico (Madrid).

Senda Mágica (Arroyomolinos).

2 comentarios

  1. Debe ser una preciosidad, aunque se eche en falta el agua para beber y más, si es en época de calor.Pero es una opción a tener en cuenta,desde luego.

Deja un comentario