Catedral Saint-Pierre (Ginebra)

INFORMACIÓN BÁSICA

  • Localización: La catedral Saint-Pierre de Ginebra se construyó en el lugar más alto de la ciudad. Al estar situada en el centro de la ciudad es fácil llegar en trasporte público.
  • Pros: Se puede subir a sus torres y tener las mejores vistas de toda la ciudad y el lago Lemán. Además, en su sótano se esconde un sitio arqueológico fascinante.
  • Contras: ¡Hay que subir 157 escalones para llegar a lo más alto!

DESCRIPCIÓN

La catedral de San Pedro está ubicada en la ciudad suiza de Ginebra. El casco antiguo está dominado por dicho templo. Su construcción comenzó en el siglo XII extendiéndose hasta el s.XIII, y a partir de ahí ha tenido numerosas reformas. Es por ello que en su arquitectura encontramos una mezcla de estilos (románico, gótico y neoclásico).

  • Horario y precios:
  • Del 1 de octubre al 31 de mayo
    De lunes a sábado: 10:00 – 17:00
    Domingo: 12:00 – 17:00
    Del 1 de junio al 30 de septiembre
    De lunes a sábado: 09:30 – 18:00
    Domingo: 12:00 – 18:00
  • Entrada a la catedral: Gratuita.
  • Subida a las torres: Adulto 7 CHF y Niños 5 CHF.

Esta catedral es conocida por ser elegida como iglesia madre por Juan Calvino, uno de los líderes de la Reforma Protestante. Es por ello que en 1535, época de la Reforma, la catedral se convirtió en un lugar de culto protestante. Un objeto llamativo que podemos ver en el interior de la Iglesia es una silla de madera que se conserva en perfecto estado. En dicha silla pronunciaba los sermones Calvino.

La Catedral alberga la mayor colección de capiteles románicos y góticos de Suiza, mientras que las vidrieras son idénticas a los ejemplos renacentistas que se encuentran en el Museo de Arte e Historia, los cuales datan del siglo XIX.

El interior es sombrío, destacando la Capilla de los Macabeos justo a la derecha cuando entramos; y la tumba de mármol negro, donde se encuentra el duque Henri de Rohan.

Aunque la catedral es bonita, nuestro objetivo era subir a lo más alto de ella para disfrutar de una vista panorámica única. Así que allí mismo, en el interior junto al altar, compramos nuestros tickets para empezar nuestro ascenso. Subimos por unas escaleras de caracol tan estrechas que en ciertas partes hay que obedecer una especie de semáforo que indica si se puede subir o bajar. Antes de llegar arriba hay un par de paradas como una sala con ventanas u otra donde ver las cinco campanas de la torre sur.

También a través de una cristalera podemos ver una maqueta de la catedral.

A continuación, haciendo un último esfuerzo, llegamos a nuestro objetivo, que es disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Ginebra. Desde este punto podemos deleitarnos con gran parte del casco antiguo de la ciudad, además de una parte del lago Lemán.

Sin duda merece la pena visitar esta parte de la catedral y no quedarnos solo con su interior.

Por último, antes de abandonar el templo, recomendamos también visitar el sótano, el cual esconde un sitio arqueológico muy interesante. Este lugar ha sido recientemente excavado con amplitud, revelando así la rica historia del lugar que data del tiempo de los romanos.

OTRAS RECOMENDACIONES

Notre Dame du Sablón (Bruselas).

Catedral de San Bavón (Gante).

Deja un comentario